Juego responsable

Las apuestas deben ser una diversión que complemente a una determinada afición, como es en este caso el mundo del deporte. Pero no hay que olvidar que también son una actividad que, como cualquier otra que implique variaciones en la química cerebral, pueden llegar a causar adicción y resultar peligrosas en determinados casos.

Preguntas

  1. ¿Ha interferido el juego en tus estudios, trabajo o en tu casa?
  2. ¿Ha sido el juego causa de discusiones o problemas serios con tu familia o amigos?
  3. ¿Has ocultado a tu familia o amigos la frecuencia con la que juegas?
  4. ¿Alguna vez has dicho que estabas ganando cuando en realidad estabas perdiendo?
  5. ¿Has tenido que incrementar la cantidad que apuestas para que el juego te siga resultando emocionante?
  6. ¿Has apostado con frecuencia para escapar de tus problemas personales?
  7. Tras perder dinero apostando, ¿has vuelto a jugar a los pocos días para recuperar lo perdido?
  8. ¿Has intentado conseguir dinero para apostar empleando algún medio ilegal?
  9. ¿Has usado dinero prestado de tu familia o amigos para apostar?
  10. ¿Has vuelto a apostar tras prometerte a tí mismo no volver a hacerlo?

Si has contestado positivamente a la mayoría de las preguntas aquí expuestas, es muy posible que las apuestas deportivas, y el juego en general, hayan dejado de ser una diversión para convertirse en un problema. Te recomendamos que te plantees utilizar algunos de los sistemas de autoprotección que ofrecen las casas y, si esto no es suficiente, buscar ayuda externa en organizaciones especializadas en tratamientos contra la adicción.

Autoprotección y ayuda

Autoprotección: Las casas de apuestas en Internet disponen de métodos de autoprotección para sus clientes. Desde el Sistema de Autolimitación, que restringe tanto la cantidad a apostar como la frecuencia de las apuestas, hasta el Sistema de Autoexclusión, que impide la realización total de apuestas al usuario.

Ayuda externa: El tratamiento comienza con el reconocimiento del problema. Las personas con problemas con el juego, con frecuencia, se niegan a aceptar que tienen un problema y que necesitan tratamiento. El uso de terapia, los grupos de apoyo y las asociaciones contra las adicciones son la mejor ayuda.

Menores: Las apuestas deportivas están prohibidas para menores de 18 años. Desde su sistema operativo puede activar, por ejemplo, el Windows Parental Controls. También existen en Internet diferentes y variados programas gratuitos externos para bloquear el acceso a las páginas a los menores de edad.

Al igual que con el alcoholismo o la drogadicción, las personas con problemas con el juego tienden a empeorar sin tratamiento. Sin embargo, las personas con problemas con el juego tienen un muy buen pronóstico con el tratamiento adecuado, logrando en muy altos porcentajes la recuperación.

Casas de apuestas
Bet365
Bet365

La casa de apuestas deportivas online nº1, presente en más de 200 países.

William Hill
William Hill

Una de las casas de apuestas más antiguas, desde 1934 en el sector.

Sportium
Sportium

Sabor español en la casa de apuestas deportivas online del Grupo Cirsa.

Betfair
Betfair

La reina del intercambio de apuestas, también presente en Sportsbook.

Interwetten
Interwetten

La primera casa del mundo en ofrecer apuestas deportivas por Internet.

Codere
Codere

La multinacional del juego española, ahora con apuestas deportivas online.

888sport
888sport

El conocido grupo del juego online, también con apuestas deportivas.

Paf
Paf

La casa de apuestas que invierte sus beneficios en obras sociales.

Betway
Betway

El operador británico de apuestas deportivas con mayor crecimiento.

Betsson
Betsson

El gigante sueco del juego de azar, en versión apuestas deportivas online.

Marathonbet
Marathonbet

Desde la Europa del Este, apuestas deportivas con cuotas imbatibles.

Suertia
Suertia

Apuestas deportivas y quinielas en la primera casa 100% española.